fbpx

¿Qué Gastos Son Deducibles de Impuestos? 

Muchos creen erróneamente que los deducibles se aplican directamente a la cantidad que debes al IRS al finalizar la declaración de impuestos, lo cual no es cierto.

Toda empresa tiene gastos para cumplir con sus operaciones, el IRS te permite reportar muchos de estos gastos para reducir los ingresos que debes declarar, es importante tener un registro detallado de dichas operaciones de manera que puedas reducir la cantidad de los ingresos de tu empresa que estará sujeta a impuestos, lo que reduce la obligación tributaria y los impuestos subsiguientes.

Uso comercial de tu Residencia: Mediante el Formulario 8829 se calcula el uso comercial hecho a los hogares, el cual va de acuerdo a la cantidad de pies cuadrados que usas para tus operaciones comerciales.

Comisiones: si compras o vendes un negocio y le pagas a un corredor una comisión, esta es deducible siempre y cuando no incluyas este gasto en ningún otro lugar en tu declaración.

Educación continua: En algunos casos, se puede deducir los gastos de educación para la preparación de tus empleados, si puedes comprobar que las capacitaciones que hayan tomado durante el año sirven para enriquecer sus habilidades o son un requisito legal para mantener una licencia profesional.

Contratistas independientes: Todas las actividades que subcontrata tu empresa a contratistas independientes los cuales llevan a cabo las tareas asignadas valiéndose de sus propios recursos son trabajadores por cuenta propia y no se consideran empleados, de manera que puedes deducir estos gastos.

Regalos a clientes: El IRS estipula que puedes deducir $25 por cliente. Es decir, si regalaste a un cliente un artículo valorado en $100, sólo puedes deducir los primeros $25.

Depreciación y gastos de la Sección 179: Es posible reclamar la el total de lo que hayas invertido por activos que compres, financies o alquiles si estos son de uso exclusivo de tu empresa, además puedes deducir los equipos y vehículos que han sufrido depreciación desde la primera vez que los usaste para tu empresa hasta el fin de su vida útil.

Programas de beneficios para empleados: Se puede deducir los planes de salud, el seguro de vida colectivo, los seguros contra accidentes y los programas de cuidado de dependientes.

Planes de compensación diferida financiada: esta deducción de impuestos comerciales incluye las contribuciones que realizas al plan anual de jubilación de tus empleados, a la participación de los beneficios, o a otro tipo de plan anual.

Seguro: los pagos hechos a tu seguro comercial para cubrir la propiedad, la responsabilidad profesional, y los productos, entre otros, son también deducibles de impuestos.

Publicidad: los gastos típicos de publicidad incluyen tarjetas de presentación, anuncios en las páginas amarillas, anuncios de radio y televisión y otros gastos hechos para promocionar tu negocio.

Deudas incobrables: los préstamos a clientes, proveedores, empleados y las ventas a clientes que no has podido cobrar se consideran deducibles legítimos de impuestos comerciales.

Viajes de negocios: si pasas la noche fuera de tu ciudad a causa de una convención o un seminario relacionado con tu empresa, puedes deducir los gastos de alojamiento y transporte.

Intereses pagados: El interés pagado en una hipoteca de propiedad comercial se considera un gasto. Si usas una tarjeta de crédito para pagar gastos personales y comerciales, solo puedes deducir los cargos relacionados con tu negocio más los intereses aplicables. Normalmente se reportan en el Formulario 1098.

Honorarios legales y profesionales: el dinero que pagues a un abogado, contable u otros especialistas relacionados con tu negocio, también puede ser deducido. Si recurres a un profesional de impuestos para ayudarte con tu declaración, no olvides incluir este gasto.

Reparaciones: las reparaciones y el mantenimiento ordinarios son deducibles siempre y cuando no aumenten el valor de la propiedad.

Investigación y desarrollo: puedes deducir los gastos relacionados con el proceso de búsqueda y creación de nuevos productos y servicios.

Caja fuerte: si usas una para almacenar acciones, bonos y otros documentos relacionados con inversiones, el costo de una caja fuerte se considera un gasto comercial y es deducible de impuestos.

Software y tecnología: la compra de software nuevo o actualizado, computadoras, smartphones y otros dispositivos pequeños de uso comercial, se considera un gasto de tu empresa y es deducible de impuestos. Tu contable puede aconsejarte si las compras más caras deben declararse como depreciaciones o declarase en su totalidad en la Sección 179.

Impuestos: esto incluye los impuestos comerciales pagados sobre bienes y raíces. Debes consultar con un contable para determinar si se pueden deducir los impuestos estatales y locales que pagaste como vendedor de bienes y servicios.

Pérdidas por robo: si alguien roba dinero o propiedad comercial, puedes también deducirlo de tus impuestos.

Servicios públicos: la electricidad necesaria para suministrar a un espacio comercial es deducible. Puedes deducir todos los cargos de telefonía móvil relacionados con la empresa y los teléfonos fijos de la empresa.

Salarios: los pagos a empleados en forma de salario, comisiones, bonificaciones y beneficios complementarios se consideran gastos comerciales y son deducibles.

Licencias: se trata de las tarifas que pagas al gobierno estatal o local en relación con tu empresa.

Materiales: los materiales y suministros que compres durante el año fiscal son deducibles siempre que no formen también parte de tu inventario en tu declaración.

Comidas: puedes deducir el 50% del valor de tus comidas de negocios (hechas durante reuniones con clientes, con clientes potenciales o con otros contactos que tengan que ver con tu empresa).

Millas recorridas: puedes usar la tarifa estándar usada para declarar millas hechas por motivos de negocios, o deducir gastos como la gasolina, las reparaciones y el seguro de vehículo. Independientemente de cómo determine la deducción, deberá mantener registros precisos para la documentación.

Muebles y accesorios de oficina: los artículos deducibles incluyen escritorios, sillas, estanterías, mesas y particiones de cubículos. Estos artículos son móviles y no son elementos permanentes de construcción.

Materiales de oficina: este tipo de suministros incluyen artículos que compras y usas durante el año. Algunos ejemplos incluyen el papel, las notas adhesivas, grapadoras, carpetas, la tinta para impresoras y los gastos de envío. Los suministros que utilizas para fabricar, enviar y empaquetar productos se contabilizan como costos de los productos vendidos.

Estacionamiento y peajes: si visitas a un cliente y estacionas en un garaje o pagas peajes durante tu trayecto, estos costos son deducibles.

Alquiler: puedes deducir el alquiler que pagas por tus vehículos, maquinaria, equipo o espacio comercial.

>