.st0{fill:#FFFFFF;}

¿Cómo Aplicar la Inteligencia Artificial a las Leyes y la Abogacía? 

El mundo de las leyes y la abogacía está a punto de verse sacudido también por la llegada de la innovación que trae el siglo XXI. La Inteligencia Artificial es una de las tecnologías de las que más se habla en Estados Unidos desde hace meses, junto al blockchain o las nuevas energías del futuro.

Ahora se está introduciendo en el sagrado campo de la abogacía, uno de los sectores económicos más fuertes de Estados Unidos. ¿Pero cómo se puede aplicar esta tecnología en el trabajo legal?


Inteligencia Artificial: la mente del Futuro ya está aquí


El siglo XXI nos trae innovaciones continuas y sorprendentes, y de todas ellas, una de las más potentes y prometedoras es la de la Inteligencia Artificial. Una tecnología que quiere conseguir que los ordenadores y las computadoras sean capaces de “pensar” de forma humana, de tratar de imitar los medios y maneras de razonar hasta ahora sólo reservados al cerebro humano.


Y ya no es cosa del futuro, puesto que ya estamos conviviendo desde hace años con diferentes aplicaciones, programas de software y máquinas que ya realizan tareas de este tipo. No son capaces aún de escribir un best-seller o de componer una sinfonía, pero sí realizan ya innumerables tareas que creemos que son obra de personas, cuando en realidad las llevan a cabo los famosos “algoritmos”.

 
Ejemplos que conocemos de máquinas con inteligencia artificial son los ordenadores que juegan al ajedrez y los coches que se conducen solos. Cada una de estas máquinas debe sopesar las consecuencias de cualquier acción que realicen, ya que cada acción tendrá un impacto en el resultado final.


Pero también los buscadores de internet que predicen lo que queremos hallar, la publicidad personalizada que nos llega a nuestras redes sociales, o los numerosos robots que ya prestan servicio en millones de fábricas de todo el mundo.

 
Las empresas de inteligencia artificial siguen encontrando formas de desarrollar tecnología que gestione tareas laboriosas en diferentes sectores para mejorar la velocidad y la precisión. Y la última área en el que están a punto de introducirse es en la profesión jurídica, con el objetivo de servir a abogados y a clientes.


¿Cómo se aplica la IA aplicada a las leyes y al trabajo de Jueces y Abogados?


El mercado de los servicios jurídicos es uno de los mayores de todo Estados Unidos, capaz de generar miles de empleos y billones de dólares en gastos y beneficios. Pero paradojas del tiempo, esta gran industria sigue estando profundamente infradigitalizada. Desgraciadamente el campo del derecho está fuertemente ligado a la tradición y las antiguas costumbres y es notoriamente lento en la adopción de nuevas tecnologías y herramientas, depende mucho del papel, y el trabajo tedioso y lento de funcionarios y letrados.

 
La IA quiere cambiar este panorama, y ayudar a actualizar la práctica jurídica a todos los niveles en Estados Unidos. Y ya existen proyectos a lo largo de todo el país que lo están comenzando a implementar.

Veamos algunos ejemplos.


Mejorar procesos repetitivos y manejo de datos


Las primeras áreas en las que los nuevos proyectos de IA se están centrando son en el manejo de datos y la automatización de procesos, dos campos en los que las máquinas son realmente mejores que la mente y la mano humanas. En concreto:

  •  Ayudar a los abogados a realizar las tareas, investigación y diligencias.
  • Proporcionar información adicional y "atajos" a través de la analítica de datos.
  • Automatización de los procesos creativos (incluida la redacción) en el trabajo jurídico. 

El derecho es, en muchos sentidos, especialmente propicio para la aplicación de la IA y el aprendizaje automático. La IA y el derecho funcionan según principios sorprendentemente similares: ambos se basan en ejemplos históricos para desarrollar patrones y reglas que aplicar a nuevas situaciones.

Entre las ciencias sociales, el derecho es el que más se acerca a un sistema de lógica formal. Simplificándolo al máximo para entenderlo, las sentencias jurídicas implican la exposición de axiomas derivados de los precedentes, la aplicación de esos axiomas a los hechos concretos de que se trate y la obtención de una conclusión en consecuencia. 

Esta metodología orientada a la lógica es exactamente el tipo de actividad a la que puede aplicarse fructíferamente la inteligencia de las máquinas. ¿Impresionante verdad? Veamos ahora algunas aplicaciones prácticas:

Investigación jurídica

Usar una plataforma de investigación que incorpore IA jurídica en sus algoritmos, lo que le permita ofrecer respuestas a sus preguntas jurídicas y enlazar con decisiones judiciales y fuentes autorizadas.

Estrategia de litigios

Aprovechar una base de datos de expedientes judiciales que no sólo incorpore todas las presentaciones, mociones y sentencias, sino que también esté revisada por expertos jurídicos que "limpien" los datos para optimizar su funcionalidad. Ayudando a predecir gracias a la IA cómo puede fallar un juez en su caso en particular.

Exploración documental

La documentación que maneja un bufete en cada caso es enorme, gran parte del tiempo de un profesional se consume en buscar y rebuscar datos, antiguas sentencias, leyes, procedimientos. Utilizar un programa de exploración que pueda examinar los documentos legales y ayude a identificar el contenido relevante de forma mucho más eficiente y precisa de lo que podría hacer una abogado o pasante.

Servicios jurídicos en línea

Mejorar las relaciones con los clientes al tiempo que mantiene los costes bajos remitiendoles, cuando sea posible claro, a servicios legales de autoayuda online. Servicios automatizados que utilizan programas o chatbots. Usar la IA legal para proporcionar a los usuarios respuestas a sus preguntas legales de forma más rápida e inmediata.

Revisión de contratos

Agilizar la revisión de contratos y el análisis de los documentos mediante el uso de software legal para identificar rápidamente las cláusulas comunes y los posibles valores que no se amoldan a los contratos tipo. Y realizar comparaciones de forma rápida y precisa de los contratos con otros existentes en el mercado.

Conclusión

No hay campo o área económica o social que no se vaya a ver sacudida – y beneficiada - por las enormes posibilidades de la tecnología de IA. La adopción de estas técnicas tiene que hacer del trabajo legal y la experiencia jurídica en Estados Unidos una práctica más eficiente, cómoda y por supuesto, económica. 

Posts